Tarakli: pueblo otomano

Turquía es un país extremadamente grande y diverso y una de las excursiones que Anita, Basak, los niños y yo hicimos desde Izmit nos llevó hasta Tarakli, un pequeño pueblo en mitad de las colinas de Anatolia occidental que conserva un interesante patrimonio arquitectónico.

Vista de Tarakli, Turquía

Tarakli, Turquía

Nos habían recomendado visitar este lugar asegurándonos que se encontraba a algo más de una hora de Izmit (nuestra base de operaciones). Sin embargo, tras 2 horas de carretera zigzagueando arriba y abajo por verdes colinas todavía no habíamos llegado. El camino era sin duda bonito, pero ya empezábamos a preguntarnos si íbamos a acabar en Ankara cuando por fin vimos el desvío en la carretera que llevaba hasta nuestro destino: Tarakli.

La primera impresión no fue especialmente acogedora. Tarakli parecía estar habitado en exclusiva por hombres, que, sin nada mejor que hacer, se encontraban sentados bebiendo té y viendo pasar la vida – y a las guiris a las que se les había ocurrido ir hasta allí. Decir que nos sentimos observadas sería quedarme corta, aunque supongo que el pueblo no tiene muchas otras atracciones para la gente local.

Mezquita y casa otomana en Tarakli, Turquía

Mezquita y mansiones otomanas en Tarakli, Turquía

Una vez superado el primer impacto, nos dispusimos a descubrir los edificios que hacen de Tarakli un lugar digno de visitar. No en vano, este pequeño pueblo cuenta con unas 100 casas y mansiones registradas como de interés cultural. El primero que exploramos fue la Casa de Cultura.

Recibidor tradicional en Tarakli, Turquía

Recibidor tradicional en Tarakli, Turquía

Construida en torno al año 1.900, se trata de un edificio de 2 plantas que alberga una especie de museo etnográfico -colección de extraños objetos, desde una armadura hasta una tetera de latón- y unos talleres de artesanía. En uno de ellos había dos mujeres trabajando en los telares, elaborando hilo a hilo pañuelos, manteles y cortinas. Por su parte, la casa en sí es un claro ejemplo de arquitectura otomana, con amplios recibidores con bancos corridos a lo largo de las paredes.

Taller de confección en Tarakli, Turquía

Taller artesanal en Tarakli, Turquía

La construcción más antigua de Tarakli es la mezquita de Yunus Pasha, que cuenta con más de 500 años a sus espaldas. Sin embargo, el edificio más impresionante del pueblo es una antigua mansión otomana reconvertida en hotel. Los dueños no han escatimado esfuerzos ni recursos en restaurar la casa con materiales nobles.

Casa otomana en Tarakli, Turquía

Casa otomana en Tarakli, Turquía

Además de los suelos y paredes exteriores de madera, la decoración evocaba una época pasada. Aunque, para mi gusto, estaba excesivamente recargada (¿me he convertido al minimalismo nórdico? ¿Dónde están los muebles de Ikea?) En todo caso, no estoy segura de que pudiera dormir allí entre tantos muebles de época, cachivaches y paredes decoradas.

Salón de una casa otomana en Tarakli, Turquía

Salón de una casa otomana en Tarakli, Turquía

Por último, nos dirigimos hasta una pequeña colina en el limite del pueblo donde en algún momento de la historia se encontraba una fortaleza. No queda más que alguna piedra suelta de dicha construcción – y la bandera turca que ondea en todos los lugares elevados del país-, pero desde lo alto de la colina se puede disfrutar de bonitas vistas de todo Tarakli y el campo circundante.

Tarakli, Turquía

Panorámica de Tarakli, Turquía

Después de tanta actividad, nos relajamos en un precioso jardín bebiendo café turco (qué poco me gusta este brebaje espeso y amargo) hasta que llegó la hora de retornar a Izmit.

Merienda en Tarakli, Turquía

Merienda en Tarakli, Turquía

En los últimos años Tarakli está haciendo un importante esfuerzo reconstruyendo sus casas otomanas y poniendo en valor su patrimonio para atraer el turismo. No sé si será capaz de cumplir su objetivo, pues se encuentra un poco alejado de las rutas principales del país, pero se trata de un pequeño pueblo que merece la pena visitar.

Más fotos

Hay algunas fotos más de Tarakli en el siguiente álbum web.

Suscríbete

Si te interesan las aventuras de Gacela, puedes estar al día suscribiéndote:


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *