Explorando Islandia con un cazador de cascadas

Aunque os pueda sonar raro, en Islandia conocí a un cazador de cascadas. Sí, habéis oído bien. Puede que me haya pasado un poco con la licencia poética, pero no se me ocurre otro nombre mejor para definir a alguien que se dedica a buscar caídas de agua y dispararlas con su cámara.

Descubrimiento con el cazador de cascadas, Islandia

Descubrimiento con el cazador de cascadas, Islandia

Puestos a relacionarme con cazadores, prefiero a éstos -sin duda, inofensivos- que a los que disparan con armas de fuego.

No obstante, la caza de cascadas no está exenta de riesgos, pues algunas de las más bonitas caídas de agua de Islandia se encuentran en remotos parajes accesibles sólo en todoterreno o a pie.

Sveinn, el cazador de cascadas

Mi cazador de cascadas particular se llama Sveinn y vive en Reykjavík, aunque durante el intenso verano islandés creo que se pasa más tiempo en su todoterreno que en la capital. Siempre le ha gustado la naturaleza y desde hace unos años es fotógrafo amateur -con alguna aparición en revistas locales-. Podéis seguirle en su página de facebook: Sveinn Michaelson Photography.

Cascada Bergarfoss, Islandia

Cascada Bergarfoss, Islandia. Foto cortesía de Sveinn Michaelson

Creo que el amor de Sveinn por las caídas de agua se debe a su lugar de origen, pues nació en Vestmannaeyjar, una isla que es uno de los pocos lugares de toda Islandia sin cascadas. No hay ni un solo río en la isla -aunque esa es otra historia-. Así que ahora le fascina ver desplomarse el agua. Por fortuna para él, el resto de Islandia es el paraíso para los amantes de las cascadas, pues las hay por miles.

Sveinn fotografiando Hraunfossar, Islandia

El cazador de cascadas fotografiando Hraunfossar, Islandia

De esta manera, Sveinn aprovecha los fines de semana para retratar cascadas con su cámara. El resto de la semana trabaja de técnico de aire acondicionado -una profesión que me pareció de lo más curiosa en un país en el que 20ºC son una anormalidad incluso en verano-. Volviendo a lo que nos interesa, Sveinn se informa por internet y en libros sobre caídas de agua escondidas en lo más remoto de la naturaleza islandesa e intenta llegar hasta ellas para fotografiarlas, así que, se trata de un cazador de cascadas en toda regla.

Cascada Kirkjufellfoss, Islandia

Cascada Kirkjufellfoss, Islandia

Para estos recorridos en busca de impresionantes caídas de agua Sveinn se acompaña de gente con la que compartir los gastos de gasolina. Nadie dijo que descubrir cascadas en Islandia fuera barato. De esta manera, suelen unirse turistas que están encantados de lanzarse a la aventura con un islandés y su Toyota Land Cruiser.

Con el todoterreno de Sveinn en Snæsfellsjökull, Islandia

Con el todoterreno de Sveinn en Snæsfellsjökull, Islandia

Recorriendo Islandia con el cazador de cascadas

Yo conocí a Sveinn gracias a una amiga y aquello cambió mi experiencia islandesa para siempre. Explorar parte de Islandia en un todoterreno en busca de las cascadas más recónditas ha sido sin duda alguna de lo mejor de mi estancia en el país. Sentada tranquilamente mientras veía desfilar los impresionantes paisajes islandeses por la ventanilla, no podía creer mi suerte.

Cascada Reykjafoss, Islandia

Cascada Reykjafoss, Islandia

Así, tuve la fortuna de acompañar a Sveinn en 2 de sus recorridos por Islandia. En el primero de ellos nos hicimos unos 2.000 kilómetros en 3 días, visitando parte del Este del país y las penínsulas de Skagi y Snæfellsnes. En la segunda ocasión, el viaje fue más largo y no tengo muy claro cuántos kilómetros hicimos durante los 5 días de ruta que nos llevaron hasta el norte del país y las Tierras Altas.

Caída de agua en la península de Skagi, Islandia

Caída de agua en la península de Skagi, Islandia

Además de no tener que preocuparme por la ruta, conocí parajes que nunca hubiera podido descubrir por mi cuenta. A veces, conducíamos por alguna de las carreteras islandesas cuando, de repente, nos metíamos por un camino de tierra sin señalizar que nos llevaba hasta una impresionante y solitaria cascada. En otras ocasiones, tuvimos que dejar el todoterreno en mitad de la nada y caminar atravesando la maleza para encontrarnos otra alucinante caída de agua.

Cascada en las Tierras Altas, Islandia

Cascada en las Tierras Altas, Islandia

Por supuesto, yendo con un cazador de cascadas, las caídas de agua eran las estrellas de la ruta, pero no lo único que Sveinn nos mostró de su país. Preciosos acantilados, increíbles cañones, blancos glaciares y extrañas formaciones rocosas fueron algunos de los otros paisajes que disfrutamos por el camino.

Garganta en Islandia

Garganta en Islandia

Con Sveinn también tuve la ocasión de conocer las Tierras Altas islandesas. El centro de Islandia es una inmensa planicie elevada donde no hay más que rocas, volcanes y glaciares. Sólo se puede acceder a esta parte del país en todoterreno, pues además de las pedregosas carreteras, es necesario vadear numerosos ríos. Aquí no hay demasiadas cascadas, por lo que no es el lugar favorito de Sveinn, que insiste en que el paisaje es muy aburrido y conducir por allí un coñazo. Para mí, esa desolación es parte de la gracia. Y hasta a Sveinn no le queda más remedio que admitir que hay lugares impresionantes en esta vasta región, como Askja o Landmannalaugar.

Askja, Islandia

Askja, Islandia

Sin embargo, no penséis que viajar con Sveinn es un camino de rosas. El ritmo me pareció realmente agotador. En los infinitos días del verano islandés, nos poníamos en marcha a eso de las 9 de la mañana y no parábamos hasta las 10 o las 11 de la noche, parando únicamente para comer -y, a veces, ni eso, pues nos apañábamos con un sándwich en el coche-. Había que aprovechar al máximos los escasos días libres y el corto verano boreal.

Cascada Bjarnafoss, Islandia

Cascada Bjarnafoss, Islandia. Foto cortesía de Sveinn Michaelson

Por otro lado, como buen islandés, Sveinn es un tipo reservado. No habla mucho. Por lo menos, hasta que coge algo de confianza y entonces descubres su humor negro. Además, con su más de metro noventa y su indumentaria negra, impone bastante. A ratos pareciera que sólo le interesan sus fotos, pero nada más lejos de la realidad. Sveinn se preocupa de que todo el mundo disfrute del viaje. Recuerdo que cada dos por tres nos preguntaba si había algo que quisiéramos ver o hacer e invariablemente contestábamos que nos parecía bien lo que él decidiese. Yo, desde luego, no había hecho los deberes y a ratos ni siquiera tenía muy claro dónde nos encontrábamos.

Cascada Hrafnabjargafoss, Islandia

Cascada Hrafnabjargafoss, Islandia

En resumen, recorrer Islandia con un cazador de cascadas fue una experiencia increíble. Acabé agotada, y eso que no conducía, pero los sitios que conocí gracias a Sveinn me dejaron con la boca abierta. Sinceramente, así da gusto viajar. No puedo dejar de recomendar que contactéis con este amable islandés si tenéis pensado pasar unos días en el país, puede que tengáis suerte y podáis compartir viaje con él…

También te puede interesar

Guías de Viaje

Si te ha gustado esta entrada y quieres echar una mano al blog, puedes comprar la guía para tu próximo viaje a Islandia a través de Amazon:

LP Islandia

Lonely Planet Islandia

Guia Total Islandia

Guía Total Islandia

Guia Azul Islandia

Guia Azul Islandia

Seguro de Viajes

¿Necesitas un seguro de viajes para tus aventuras por Islandia? Aquí puedes obtenerlo fácilmente:

 

2 pensamientos en “Explorando Islandia con un cazador de cascadas

  1. Antonia Fleixas

    Hola Gacela. Hacía tiempo que no entraba en tu Blog, ( me falta ver tu viaje a Nueva Zelanda ) y ahora me ha encantado toda tu información acerca de Islandia, que en mi breve visita de hace unos años, me encantó. Naturaleza en estado puro y precisamente Landmannalaugar fue uno de los paisajes que recuerdo como fascinante. Bueno, realmente Islandia entera lo es, como también coincido contigo en que es uno de los países más caros del mundo. Para mí, que no tengo edad de ir con mochila ni tienda de campaña, el más caro pero espectacular al máximo. Gracias por tu relato, un abrazo y que sigas recorriendo el mundo y nos sigas contando tus experiencias. Antonia.

    Responder
    1. Gacela Autor

      ¡Muchas gracias por tu comentario Antonia!

      Islandia es en verdad una verdadera maravilla natural, pero, como bien dices, carísimo…

      Espero que te hayan gustado las entradas sobre Nueva Zelanda. Ahora también hay unas cuantas de mi viaje por Australia.

      ¡Felices viajes!
      Gacela

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *