15 razones para visitar Islandia (y 5 que te quitarán las ganas)

Ahora que Islandia está en el punto de mira del turismo internacional (sea por el fin de su crisis financiera, por haber metido a sus banqueros en la cárcel o por la proliferación de aerolíneas de bajo coste), voy a aportar mi granito de arena con estas 15 razones para visitar Islandia. Pero, como la perfección no existe, también incluyo algunos motivos que te quitarán las ganas de conocer esta isla en el Atlántico Norte.

Razones para visitar Islandia

Razones para visitar Islandia

Sin más demora, os dejo con estas razones que harán que quieras coger el próximo avión a Islandia. No olvidéis escribir en los comentarios si tenéis algo más que añadir sobre las maravillas (o miserias) este fascinante país.

15 razones para visitar Islandia

Sin duda alguna, Islandia es uno de los países más espectaculares del mundo. Nunca he estado en ningún otro lugar en el que los visitantes se quedasen con la boca abierta literalmente en cada esquina. Desde sus paisajes, pasando por su fauna, sus baños termales o sus volcanes, Islandia no deja indiferente a nadie.

A continuación enumero algunas de las razones para visitar Islandia que te harán enamorarte de este increíble país. El orden es un tanto aleatorio, así que los números son realmente para no perder la cuenta.

1. Paisajes alucinantes

En cuestión de paisajes, Islandia no tiene competencia. Lagunas heladas, acantilados, montañas, cañones, playas de colores imposibles,… son algunos de los paisajes que te encuentras constantemente recorriendo el país.

Jökulsárlón, Islandia

Jökulsárlón, Islandia

2. Cascadas increíbles

Uno de los atractivos principales de Islandia son sus cascadas. No sólo las hay por todas partes, sino que cada una de ellas es especial. Así, las hay caudalosas, dobles, elevadas, escondidas, con caída al mar, con leyenda,… En fin, una variedad para satisfacer a cualquier amante de las caídas de agua.

Gullfoss, Islandia

Gullfoss, Islandia

3. Volcanes

Otro de los elementos característicos de Islandia son sus volcanes, muchos de ellos activos (como bien sabe el tráfico aéreo europeo). No hace falta ser un vulcanólogo aficionado para maravillarse con la imponente silueta de estas montañas picudas. Y en algunos de ellos hasta se puede circunvalar su cráter.

Volcán Viti, Islandia

Volcán Viti, Islandia

4. Fauna autóctona

Visitando Islandia se puede disfrutar de alguno de los animales más singulares del mundo y otros no tan especiales, pero omnipresentes. Los frailecillos son el ave más característica del país, mientras que las golondrinas árticas se encuentran por todo el país. En tierra firme, los zorros árticos son los únicos mamíferos terrestres originales. También son característicos los caballos islandeses, una especie pequeña pero robusta que tiene un trote distinto de cualquier otro caballo del mundo. Sin embargo, el animal más abundante es la oveja, que durante el verano circula a su aire por todo el país. 

Frailecillo en los acantilados de Látrabjarg, Islandia

Frailecillo en los acantilados de Látrabjarg, Islandia

5. Auroras boreales

Aunque cuando escuchamos la palabra aurora boreal nos imaginamos Noruega en mitad del invierno, en realidad todos los países en el norte del planeta cuentan con las tormentas electromagnéticas que generan las auroras. Tampoco es necesario congelarse a 20 grados bajo cero para disfrutar de este espectáculo, basta con que el cielo esté oscuro y despejado y que el electromagnetismo haga su magia. En otras palabras, en Islandia podrás ver auroras boreales entre finales de agosto y abril.

Aurora boreal en Súðavík, Islandia

Aurora boreal en Súðavík, Islandia

6. Glaciares infinitos

Islandia no es denominada la tierra de fuego y hielo por casualidad. Además de ser el hogar del glaciar más grande de Europa, cuenta con muchas otras extensiones cubiertas permanentemente de hielo. Y muchas de ellas se pueden disfrutar desde la misma carretera principal.

Glaciar Langjökull, Islandia

Glaciar Langjökull, Islandia

7. Fiordos

Los fiordos islandeses son dignos de conocer. Tanto el oeste como el este del país están salpicados de estas entradas del mar junto a montañas verticales, que te dejarán con la boca abierta.

Reyðarfjörður, Islandia

Reyðarfjörður, Fiordos del Este, Islandia

8. Géiseres

La palabra géiser viene del islandés -geysir lo escriben ellos-, así que no tengo mucho más que decir. Algunos de estos volcanes de agua a presión se pueden visitar con facilidad, pero otros se encuentran escondidos en lo más profundo de las tierras altas.

Géiser Strokkur, Islandia

Géiser Strokkur, Islandia

9. Senderismo

La cantidad de espacios naturales existentes en Islandia (al fin y al cabo sólo hay 300.000 personas en un territorio equivalente a toda Castilla y León), lo convierten en un paraíso para el senderismo. Existen rutas para todos los gustos y niveles, desde caminatas de varios días hasta paseos junto al mar. En otras palabras, siempre hay algún camino en el que adentrarse y en muchos de ellos apenas te cruzarás con otras personas.

Senderismo en Islandia

Senderismo en Islandia

10. Sol de medianoche

Si la aurora boreal resulta espectacular por el espectáculo de luces que ofrece, el sol de medianoche proporciona una energía tremenda. Además de ser una sensación extraña, cuando es de día constantemente nunca te falta tiempo para hacer cosas. Eso sí, puede resultar un poco molesto para los que tienen problemas para dormir.

Sol de medianoche, Península de Skagi, Islandia

Sol que nunca se pone en el horizonte, Península de Skagi, Islandia

11. Actividad geotérmica

Aparte de los géiseres que ya están en esta lista, Islandia cuenta con muchos otros fenómenos relacionados con la intensa actividad geotérmica de su subsuelo. En diversas partes del país se puede caminar entre fumarolas, volcanes de lodo y olor a huevo podrido.

Hverir, Islandia

Hverir, Islandia

12. Amabilidad de los islandeses

En general, los islandeses son gente reservada, pero no dudan ni un momento en echarte una mano si lo necesitas. De esta manera, Islandia es uno de los países en los que resulta más sencillo hacer autoestop. ¡Siempre hay algún islandés dispuesto a parar! En definitiva, probablemente no hagas amigos instantáneos, pero llegado el momento te ofrecerán todo lo que tienen.

Cumbre en el monte Kofri, Islandia

Cumbre en el monte Kofri con nuestro vecino, Islandia

13. Baños termales

Para los amantes de ponerse en remojo, Islandia es un paraíso. A los islandeses les encantan los baños termales y cuando no hay una poza natural en la que bañarse, canalizan el agua termal hasta la piscina municipal más cercana.

Fosslaug, Islandia

Fosslaug, Islandia

14. Infinidad de actividades recreativas

El aumento de turistas en Islandia en los últimos años se ha visto correspondido con un incremento sustancial de los tours y actividades que pueden llevarse a cabo en el país. Eso sí, es necesario tener la cartera bien llena, pues no son baratos. En todo caso, las opciones son numerosas: explorar glaciares y cuevas de hielo; excursiones a caballo; tours a todos los rincones del país; avistamiento de ballenas; vuelos en helicóptero; excursiones en kayak; paseos en trineos de perros o motos de nieve; buceo entre las placas tectónicas; excursiones en barco; y muchas otras.

Puerto de Húsavík, Islandia

Puerto de Húsavík, Islandia

15. Está conectada con aerolíneas de bajo coste

No estoy muy segura de que esto sea una razón para visitar un país, pero desde luego convierte en más económico el viaje. Pues eso, en los últimos años diversas compañías de bajo coste están abriendo rutas con Islandia. En la actualidad vuelan desde España: Wow, Norwegian y Vueling.

5 razones para NO visitar Islandia

Una vez revisadas algunas de las razones para visitar Islandia, os comento los motivos que harán que se te quiten las ganas de conocer este país. En realidad, no quiero desanimar a nadie, pues Islandia es una verdadera pasada, pero no está de más que tengas en cuenta lo siguiente si vas a viajar allí.

1. Precios desorbitados

La primera, y más importante, son los desorbitados precios con los que te encontrarás en Islandia. Todo, y con esto quiero decir absolutamente todo, tiene unos precios astronómicos. No sé si es el país más caro de Europa, pero a mí me lo pareció. Especialmente en las cosas turísticas me dio la sensación de que estaban haciendo el agosto. Si quieres más detalles puedes visitar este post sobre el presupuesto para viajar a Islandia.

2. Masificación de ciertas áreas

Islandia se está convirtiendo en un destino extremadamente popular (algo tendrán que ver la aerolíneas de bajo coste), lo cual hace que algunas zonas del país se encuentren un tanto masificadas. Concretamente, el conocido como Círculo Dorado rebosa actividad por su cercanía a Reykjavík. También se notan las multitudes en el sur del país, mientras que en el resto se puede disfrutar de la mayoría de las atracciones con más tranquilidad (especialmente en los fiordos, tanto del este como del oeste).

3. El tiempo es una mierda

He intentado encontrar palabras más suaves para definir el clima en Islandia, pero, seamos realistas, nada lo describe mejor que el título. Digamos que el concepto “verano” es distinto en esas latitudes -del invierno ya ni hablamos, claro-. Da igual realmente que sea junio, julio o agosto, tendrás que llevar siempre contigo un abrigo porque nunca sabes cuando las temperaturas se acercarán a 0. En fin, lo que viene siendo un clima subártico. Como ejemplo, decir que la temperatura máxima histórica registrada en el país han sido 30ºC, así que eso es una ola de calor islandesa… A partir de ahí, sacad vuestras propias conclusiones (una pista, 15ºC con sol es un día estupendo).

4. La gastronomía no es su punto fuerte

Por mucho que en Reykjavík se estén abriendo restaurantes modernos con chefs de renombre, en general, la gastronomía islandesa no existe. El plato más común son los perritos calientes y las hamburguesas. Islandia no cuenta con una cultura de salir a comer fuera y, por lo tanto, la mayoría de los escasos locales que encontrarás fuera de la capital están orientados a los turistas. La comida que sirven no está mal, pero no es nada del otro mundo, sobre todo, teniendo en cuenta su elevado precio -por supuesto, siempre hay excepciones-. En otras palabras, no me parece un país que visitar para degustar su cocina.

5. Es difícil conocer gente si viajas sola

Por último, que no por ello menos importante, no es un lugar demasiado acogedor para los mochileros, especialmente si viajas sola. No sé cómo estará el tema en los albergues -a 40€ por noche preferí dormir en camping-, pero en el resto apenas me crucé con personas viajando solas. La mayoría de los turistas van en pareja o en grupo y visitan el país por tiempo limitado, por lo que no existe ese ambiente que une a mochileros en otros lugares del mundo. En otras palabras, me pareció complicado conocer a otros viajeros.

También te puede interesar

Guías de Viaje

Si te ha gustado esta entrada sobre las razones para visitar Islandia y quieres echar una mano al blog, puedes comprar la guía para tu próximo viaje a Islandia a través de Amazon:

LP Islandia

Lonely Planet Islandia

Guia Total Islandia

Guía Total Islandia

Guia Azul Islandia

Guia Azul Islandia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *