Rim to Rim: senderismo de un lado a otro del Gran Cañón

El sendero conocido como Rim to Rim -o de borde a borde- es uno de los más populares del Parque Nacional del Gran Cañón.

Sendero Rim to Rim: dentro del Gran Cañón, Estados Unidos

Sendero Rim to Rim: dentro del Gran Cañón, Estados Unidos

Por supuesto, yo no dejé pasar la oportunidad de recorrer este interesante camino que te lleva desde un borde del cañón hasta sus profundidades, para ascender después al borde opuesto.

Aunque parezca increíble, hay gente que recorre los casi 38 kilómetros y 3.000 metros de desnivel acumulado que separan un borde del otro en un intenso día. Incluso algunos locos van de un borde al otro y vuelta al punto de partida en una carrera extrema (hay gente para todo). Sin embargo, mi capacidad de sufrimiento es limitada y no me gustan demasiado las carreras cuando hay tanto paisaje del que disfrutar.

De esta manera, opté por hacer el recorrido en 4 días. Tomándomelo con calma y pasando 3 noches en los campings que hay en el interior del cañón. Creo que fue una idea excelente, pues así pude caminar sin prisa e incluso contar con un día de semi descanso.

Mulas en el Gran Cañón, Estados Unidos

Mulas en el Gran Cañón, Estados Unidos

No obstante, antes de comenzar a caminar tuve que conseguir uno de los limitados permisos para acampar dentro del Gran Cañón.

Conseguir el permiso para acampar dentro del Gran Cañón

Lo más complicado para hacer el sendero Rim to Rim en varios días es conseguir el permiso para acampar dentro del cañón. La demanda supera ampliamente los escasos espacios disponibles del camping Bright Angel.

Paisaje en el Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Paisaje en el Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Así, a principios de año se realiza un sorteo para asignar las plazas de camping entre las miles de solicitudes que el parque recibe. Por suerte para los menos planificadores, el sistema reserva unos pocos lugares para senderistas de última hora.

De esta manera, cada día se otorgan estos sitios entre los senderistas que llegan al parque. En el centro de reservas te dan un número -como el de la pescadería- para el día siguiente y por las mañanas van llamando por número hasta que se acaban los sitios del camping. Si te quedas sin lugar, te dan un nuevo número para el día siguiente. Cada día te vas acercando más a los primeros números hasta que consigues tu plaza. Esto puede ocurrir en un par de días o en una semana, según la cantidad de gente que haya esos días.

Inner Gorge, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Phantom Canyon, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

El sistema puede parecer un poco extraño, pero funciona. Aunque tengo que decir que algunos de los guardabosques que trabajan en el centro no son nada amables, pareciera que te estuvieran haciendo un favor sólo por hablar contigo. Otros, en cambio, son un encanto. De hecho, gracias a una de esas guardabosques encantadoras conseguí hacer la ruta en la manera que yo había planeado.

Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

En total, sólo tuve que ir al centro de reservas 3 mañanas para conseguir mis permisos. Nada mal teniendo en cuenta que mi ruta era un poco diferente de lo habitual, pues casi nadie quiere acampar tantos días en el fondo del cañón. En fin, ya estaba lista para lanzarme a la aventura. 4 días de caminatas en uno de los parajes más alucinantes del mundo.

Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Paisaje en el Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Día 1: Sendero Bright Angel

Mi ruta de Rim to Rim comenzó en el sendero conocido como Bright Angel, en el borde sur del cañón. Con la mochila llena de comida, agua y todo mi equipo de camping -unos 12 kilos en total-, me lancé a las profundidades del Gran Cañón del Colorado.

Lista para descender al Gran Cañón, Estados Unidos

Lista para descender a las profundidades del Gran Cañón, Estados Unidos

Este sendero empieza en Grand Canyon Village y termina en el río Colorado. Son casi 13 kilómetros y un desnivel de 1.360 metros. Se trata del sendero original que llevaba a los primeros turistas en mulas hasta el río.

En la actualidad mucha gente recorre parte del mismo en una excursión de un día o medio día, por lo que se trata un camino bastante transitado. Una vez que te abstraes de los senderistas que suben y bajan, las vistas resultan espectaculares.

Vistas al comienzo del sendero Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Vistas al comienzo del sendero Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Primero se camina junto a la pared del cañón, pasando incluso por un par de pequeños túneles. Después se llega a una zona relativamente llana en la que te encuentras rodeada por las impresionantes paredes del Gran Cañón. Al mirar atrás te das cuenta de todo lo que has descendido.

Sendero Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Sendero Bright Angel, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Un poco más adelante se encuentra un pequeño oasis llamado Indian Garden.

Indian Garden

Aunque ahora apenas quede rastro de ellos, en el Gran Cañón habitaron numerosas tribus de nativos americanos. Uno de los lugares en los que pasaban el invierno es el denominado Indian Garden, un vergel en medio del desierto que constituye las profundidades del cañón.

Indian Garden, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Indian Garden, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Por supuesto, con la llegada de los primeros turistas los nativos americanos tuvieron que macharse de este lugar, que en la actualidad no sólo alberga un camping sino que es un punto de descanso imprescindible en el sendero Bright Angel. Agua, sombra y baños lo convierten en el mejor lugar del sendero para almorzar.

Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Poco después del Jardín de los Indios se atraviesa una de las zonas más bonitas del sendero. El último tramo de descenso zigzaguea entre picos de variadas formas hasta llegar a una zona encajonada entre las paredes de piedra del cañón.

Llegada al río Colorado

Al final de ese estrecho cañón se encuentra el río Colorado. La recepción no podría ser mejor, pues una pequeña playa da la bienvenida al senderista. La corriente no anima al baño -de hecho, resulta bastante peligroso-, pero es un lugar ideal para mojarse los pies con el agua congelada del río. Si no hubiese sido por un molesto viento, yo me hubiese quedado allí descansando durante horas.

Río Colorado, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Río Colorado, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Desde allí, sólo me quedaban 2 kilómetros y medio hasta el camping. En teoría un paseo junto al río, que en realidad se me hizo un poco largo, pues la mochila parecía ir aumentado su peso a cada paso que daba.

Acampada en Bright Angel

Así, llegué al camping de Bright Angel con los gemelos ardiendo. El resto de mi cuerpo se encontraba perfectamente, ni siquiera estaba tan cansada, pero sentía que mis gemelos iban a explotar. Descender casi 1.400 metros con 12 kilos a la espalda parece que no le había gustado mucho a mis piernas ¡Qué dolor!

Campamento en Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Campamento en Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Allí me instalé en un sitio precioso con un riachuelo a un lado y una pared vertical al otro. Entonces, me fui a dar una vuelta por la zona. Iba caminando despacito, intentando limitar los pinchazos que sentía en mis piernas (debió ser divertido verme caminar, digna sucesora de Chiquito de la Calzada).

Estrellas en el camping Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Estrellas en el camping Bright Angel, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Esa tarde no hice mucho más, aparte de asistir a una interesante charla sobre la historia del parque nacional, estirar y cenar. Por la noche disfruté de un espectáculo de estrellas infinitas, que inundaron el cielo en cuanto se fue el sol.

Día 2: Relax junto al río Colorado y sendero Clear Creek

A la mañana siguiente, mis gemelos todavía seguían bastante doloridos. Me alegré de no tener que recoger mis bártulos y continuar camino. Sin embargo, no iba a dejar que ese pequeño inconveniente me impidiera explorar la zona cercana al camping. Eso sí, sin prisa y sin peso en la espalda.

Vistas en el sendero Clear Creek, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Vistas en el sendero Clear Creek, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Así, primero decidí recorrer parte del sendero Clear Creek. Al principio, el camino no hacía más que ascender. Empecé a arrepentirme de mi decisión. No obstante, continué un poco más y entonces todo el esfuerzo mereció la pena. Las vistas del río Colorado eran impresionantes. Desde allí arriba se podían ver varios tramos del río y las montañas que lo rodeaban. Una verdadera pasada, que, además, disfruté en completa soledad.

Río Colorado desde el sendero Clear Creek, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Río Colorado desde el sendero Clear Creek, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Tras un reparador almuerzo, por la tarde me dispuse a caminar el sendero conocido como River Trail. Una ruta circular en ambas orillas del río Colorado. Primero me maravillé con la playa cercana al campamento, en la que lo mismo había grupos de turistas que ciervos dándose un atracón de hierba.

Río Colorado desde el River Trail, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Río Colorado desde el River Trail, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Luego crucé el río por uno de los puentes y al otro lado disfruté de unas vistas del río maravillosas. No obstante, una nube negra se posó sobre la zona y enseguida empezó a caer un chaparrón que me caló hasta los huesos. Como hacía buena temperatura, la lluvia no me importó demasiado. Además, así pude ver un precioso arco iris sobre las montañas. Eso sí, la exploración se terminó por ese día.

Día 3: Sendero North Kaibab: del camping Bright Angel hasta Cottonwood

El sendero North Kaibab conecta el borde norte del Gran Cañón -o North Rim- con el río Colorado. 22,5 kilómetros con un desnivel de casi 1.800 metros que yo dividí en 2 días de camino.

Phantom Canyon, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Phantom Canyon, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

De esta manera, el tercer día de caminata fue probablemente el más relajado de la ruta. Para entonces mis gemelos habían vuelto a su estado natural -no hay como un día de relax- y no me costó nada recorrer los 12 kilómetros que separan los campings de Bright Angel y Cottonwood.

Sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

En este tramo apenas hay que ascender 500 metros, por lo que, se trata casi de un paseo. Eso sí, rodeada de paredes verticales en un primer momento -el denominado Phantom Canyon-, para luego observar las montañas y sus cambiantes formas desde el fondo del valle.

Ribbon Falls

Sin duda, el lugar más espectacular en este tramo del sendero North Kaibab -y casi de todo el fondo del Gran Cañón- es la cascada Ribbon.

Una alucinante caída de agua en mitad del desierto, que además ofrece unas vistas desde detrás de la cascada que dejan la boca abierta. No sé si las fotos le hacen justicia.

Ribbon Falls, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Ribbon Falls, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Aquí me encontraba disfrutando de esta maravilla de la naturaleza cuando mi cámara decidió dejar de funcionar. No os podéis imaginar la rabia que me dio. Había cargado con 1 kilo y medio extra sólo para hacer fotos decentes y ahora tenía que conformarme con la basura de instantáneas de mi teléfono móvil (disculpas por adelantado por la mala calidad de las siguientes fotos del post). No sólo eso, además tenía que cargar con la cámara rota los kilómetros que me quedaban de ascenso.

Vista desde detrás de Ribbon Falls, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Vista desde detrás de Ribbon Falls, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Camping Cottonwood

Con bastante pena por mi difunta cámara, en apenas 4 horas llegué hasta el camping Cottonwood. Allí planté mi tienda y me eché una siesta reparadora.

Atardecer en Campamento Cottonwood, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Atardecer en Campamento Cottonwood, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Ese anochecer disfruté de una de las puestas de sol más bonitas que recuerdo. El cielo se cubrió de un color violeta espectacular, que asomaba por detrás de las montañas. Después la puesta de sol se fue transformando en un rojo intenso hasta acabar desapareciendo por completo. Un verdadero espectáculo para rematar un día de lo más intenso.

Día 4: Sendero North Kaibab: del camping Cottonwood al borde norte

La última etapa de mi ruta Rim to Rim me llevó desde el camping Cottonwood hasta el borde norte o North Rim. Todavía me quedaban 11 kilómetros que recorrer con la mochila y, lo que es peor, unos 1.300 metros de desnivel que ascender.

Sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Pensé que me iba a costar dios y ayuda recorrer este sendero todo cuesta arriba. No obstante, para mi propia sorpresa, no fue para tanto. Caminé lentamente, me paré un millón de veces y poco a poco fui superando cada metro de desnivel hasta que llegué a la cima.

Para ser sincera, se me hizo mucho más pesado el apenas kilómetro y medio que separaba el comienzo del sendero del camping (¡pensaba que no iba a llegar nunca y parecía que la mochila iba aumentando de peso a cada minuto!).

Dentro del cañón en el sendero North Kaibab, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Dentro del cañón en el sendero North Kaibab, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Desde el camping Cottonwood el sendero North Kaibab comenzaba ascendiendo lentamente por el valle, para después adentrarse en un estrecho cañón que llevaba hasta la cima. El paisaje no hizo más que mejorar a lo largo de la caminata, comenzando con la bonita cascada de Roaring Springs y continuando con las formidables vistas del cañón.

Cascada Roaring Springs, sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Cascada Roaring Springs, sendero North Kaibab, Parque Nacional Gran Cañón, Estados Unidos

Camping en North Rim

La caminata Rim to Rim culminó en la alucinante zona de acampada para senderistas del North Rim. Situada en pleno borde del Gran Cañón, era el lugar perfecto para reposar los doloridos huesos después de 4 días de recorrido por las profundidades del parque. Estaba tan cansada que ni noté el frío polar de esa noche.

Sendero North Kaibab cerca del borde, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

Sendero North Kaiba cerca del borde, Parque Nacional Grand Canyon, Estados Unidos

En resumen, hacer la caminata de borde a borde del Gran Cañón resultó una experiencia agotadora. Sobre todo, por la cantidad de peso que tuve que cargar en mis espaldas. Algunos de los lugares resultaron realmente increíbles, como el río Colorado y la cascada Ribbons. No obstante, cuando te encuentras dentro del cañón no aprecias la inmensidad del lugar. En otras palabras, las vistas desde el borde son mucho mejores que dentro del propio cañón.

Por suerte, todavía me quedaban unos días para explorar el Borde Norte de este Parque Nacional… pero esa historia tendrá que esperar a la siguiente entrega.

También te puede interesar

Guías de viaje

Si te ha gustado esta entrada y tienes intención de comprarte una guía, puedes hacerlo a través de estos enlaces de Amazon y así ayudar al blog:

LP EEUU

Lonely Planet EEUU

Gui?as visuales EEUU

Gui?as visuales EEUU

Trotamundos EEUU

Trotamundos EEUU

Seguro de viajes

¿Necesitas un seguro de viajes para tus aventuras por Estados Unidos? Aquí puedes obtenerlo fácilmente:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *